Una reacción de ira puede ocasionar un infarto