Un 25% de las personas muere de infarto de miocardio